El mundo del vino ofrece diversas clasificaciones para degustar y hacer un buen maridaje. Sin embargo, todas estas variaciones pueden ser un poco confusas para el consumidor. Por esta razón, para elegir más allá del tinto, blanco o rosado, hacemos una lista con los tipos de vino que existen. Así que, sigue leyendo o conviértete en un experto con nuestro Máster en Elaboración de Vinos.

¿Qué tipos de vino hay?

Conocer todos los vinos y sus características principales ayuda siempre a determinar cuál es el mejor vino para cada persona. Ciertamente, dependerá de sus gustos y el platillo con el que quiera acompañar cada vino.

Los vinos se pueden clasificar según sus formas, su edad, color, nivel de graduación alcohólica o cepa. Aún así, hoy te presentamos los 4 principales grupos de clasificación. ¡Comenzamos!

Vinos tintos

Dentro de esta categoría se distinguen los siguientes:

  • Ligeros – afrutados:  existen diferencias entre los vinos basadas en su densidad y astringencia. En este primer grupo están los vinos jóvenes, con poco cuerpo, ligeros y poco astringentes.
  • Cuerpo Medio: esta categoría contiene varios vinos de calidad media y algunos de gran calidad. Estos, hacen referencia a la «consistencia» o «densidad» del vino, por llamarlo de alguna manera.
  • Tintos concentrados: aquí se agrupan los vinos tánicos, de aromas intensos, afrutados generalmente y que envejecen bien.
  • Vino de guarda: estos son los vinos de las mejores cosechas que se dejan envejecer en botella. Así, tienen alta densidad, cuerpo y su sabor mejora con el tiempo.

Vino rosado

Estos tipos de vino están elaborados con uvas tintas o un conjunto de tintas y blancas. Al igual que el vino blanco, el rosado se fermenta sin hollejos. Sin embargo, se deja unas horas con el mosto antes de la fermentación para que tome color. Generalmente, no se crían en roble, por lo tanto, son vinos frescos, ligeros y frutales.

Tipos de Vino blancos

Los vinos blancos pueden ser de la siguiente manera:

  • Ligeros y secos: en este grupo se encuentran los vinos jóvenes y ácidos, sin cuerpo. Por lo general, no son añejados en barricas de roble, ya que no están hechos para envejecer.
  • Secos: tienen más cuerpo y envejecen en barrica o botella. Aunque son secos tienen un sabor dulce.
  • Concentrados: estos son más complejos y con más cuerpo. Mejoran si son añejados en barrica y botella.
  • Semisecos: no llegan a ser dulces y se embotellan antes de que el azúcar se transforme en alcohol.
  • Dulces y licorosos: intensos en su concentración, tienen mucho cuerpo y son complejos.

Vinos espumosos

El espumoso es uno de los tipos de vino que proceden de una segunda fermentación en envase cerrado. Este proceso genera gas carbónico, es decir, las burbujas, la espuma y el aumento de la presión. La cava es el vino espumoso por excelencia.

Sea cual sea, el vino es un bebida que vale la pena beberla y acompañarla con un buen plato. Si te ha abierto tu panorama este listado, es momento de que descubras tu favorito.